Gal - Esp

A túa clínica de estética e centro médico en Ourense

Categorías

Mesoterapia vs Liposucción: ¿cuál es la mejor opción frente a la celulitis?

08/02/2019· Noticias

Los acúmulos de grasa en piernas y muslos y la celulitis nos hacen sentir incómodos e incluso condicionan la elección de nuestro vestuario, especialmente en verano. Tanto en el ámbito de la Medicina Estética como de la Cirugía Plástica existen diferentes soluciones que se deben valorar con el paciente analizando su caso concreto.

En este nuevo artículo del blog de la Clínica de Medicina Estética y Endocrinología del Dr. Suárez, en Ourense, queremos "confrontar", de forma general, dos de esos tratamientos: la mesoterapia y la liposucción. 

Liposucción

Es un tratamiento de Cirugía Estética que tiene como objetivo la eliminación de la grasa localizada en los muslos. Se realiza mediante la succión de la materia grasa acumulada bajo la piel a través de una cánula, en una operación; es un tratamiento invasivo, que dura entre una y dos horas y que debe hacerse, siempre, en un quirófano y, por tanto, en un hospital.

Es un tratamiento que deja cicatrices aunque estas son mínimas y los cirujanos procuran que queden escondidas incluso llevando bikini.

Los resultados son permanentes si los pacientes mantienen una dieta adecuada y hacen ejercicio regularmente.

Mesoterapia

La celulitis es un exceso antiestético de grasa localizada que puede ir acompañada, o no, de un sobrepeso. El tratamiento más adecuado para este caso es la mesoterapia, que disminuye el volumen de las zonas afectadas.

Este procedimiento entra en el ámbito de la Medicina Estética, así que no requiere pasar por quirófano, y por tanto, se trata de un procedimiento menos invasivo y molesto para el paciente, que no requiere reservar un tiempo de recuperación. Si bien, también debe realizarse en una Clínica de Medicina Estética con su correspondiente registro sanitario y debe realizarlo un médico estético. 

Durante la sesión se inyectan en la zona a tratar sustancias lipolíticas que destruyen la grasa y venotónicas que favorecen la circulación de la sangre. 

Ese tratamiento también debe combinarse con hábitos de vida saludables como una dieta equilibrada y la realización periódica de deporte.